Infodemia, la otra peste

DIRCOM Gabriela Olivan para El Cronista. Todas las desgracias del hombre provienen de no hablar claro". sentenció Albert Camus a fines de 1940, en su famoso libro La peste. Un relato que parece una premonición del tiempo que nos toca vivir y que toma fuerza en un momento de gran confusión comunicacional.

Ver nota original: https://www.cronista.com/columnistas/infodemia-la-otra-peste/


Al respecto, el Reuters Institute de la Universidad de Oxford publicó un estudio que busca comprender cómo se informaron las personas durante la pandemia y cuál es el grado de confianza en las distintas fuentes.


Los datos son reveladores. En Argentina, por ejemplo, el 62% de los encuestados se informó a través de los medios. Sin embargo, sólo un 48% dice confiar en la información que difunden. En la otra punta, se encuentran los políticos. Apenas un 8% los considera fuente de información y el 21%, confía en la información que comparten.


Las plataformas son un capítulo aparte. Casi la mitad de los encuestados confía en buscadores como Google. Exactamente un 48%, el mismo porcentaje de confianza en los medios. Pero las redes sociales y la mensajería instantánea, como WhatsApp, gozan de menor credibilidad, 38% y 31% respectivamente.


Esto demuestra que fuentes de información y confianza son dos caras de una misma moneda, y que estamos ante un nuevo paradigma comunicacional, con voces e información multiplicándose a una escala y un ritmo sin precedentes. A este nuevo fenómeno se lo conoce como Infodemia, término acuñado por Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la ONU.


Ante la "segunda peste", como también la llama Tedros, los medios juegan un papel fundamental: brindan a los ciudadanos datos confiables para analizar la información que circula por otros canales y tomar sus propias decisiones. En un contexto de Infodemia, todos somos responsables de la búsqueda de la verdad.


Es que en la era de la descentralización, sería muy pretencioso decir que la "verdad" circula sólo por los medios de información tradicionales, porque estaríamos subestimando a las personas y su capacidad de pensar, investigar y compartir. Lo que sí podemos afirmar es que la información publicada en allí fue chequeada, y por eso tiene un gran valor.


Y aquí volvemos al tema de la confianza: un bien que está en crisis.

El Edelman Trust Barometer 2021 da cuenta de esto. Según este estudio realizado en más de 28 países desde hace más de dos décadas, durante la pandemia, el vínculo más confiable a nivel global es con "mi empleador". En Argentina, por ejemplo, un 77% de los encuestados dice confiar en su empleador como fuente de información.


Este mismo estudio releva también que esa confianza depositada en los empleadores genera nuevas responsabilidades. En Argentina el 59% de los encuestados considera que los CEO deberían intervenir cuando el Gobierno no soluciona los problemas sociales y el 58%, que los CEO deberían liderar el cambio en lugar de esperar que el gobierno lo haga.


Sin duda, estamos frente a una nueva normalidad. Durante la pandemia la confianza se desplazó y con ella, la demanda de mayor protagonismo social, lo cual refuerza el círculo de la confianza.

La mejor forma de combatir la infodemia es con comunicación oportuna y veraz, pero también, con un mayor involucramiento en problemas sociales y políticos, como la desocupación, la pobreza, el cuidado del ambiente, la diversidad y, los negocios responsables.

La pregunta es, ¿estamos a la altura de este desafío? El tiempo nos dará la respuesta y en el próximo Trust Barometer, podremos comprobar si hemos contribuido o no a combatir la Infodemia en un mundo que ya no se sabe en quién ni qué creer.